viernes, 20 de septiembre de 2013

Sherlock Holmes & the case of the crystal blue bottle

Desde hace algún tiempo, todos los holmesianos de pro hemos conocido, de oídas o directamente, la iniciativa por parte de un grupo de aficionados que, bajo el nombre The Undershaw Preservation Trust, se dispuso a salvar de la demolición la casa de Surrey en la que Arthur Conan Doyle había vivido y creado algunas de sus obras más conocidas. El proyecto, que contó con la colaboración de estudiosos, aficionados y autores, logró a través de varias iniciativas recaudar fondos para impedir el derribo, algo que a fecha de hoy parece haberse logrado.


Una de las iniciativas más conocidas fue la publicación de libros de pastiches, cuya recaudación iría a apoyar el proyecto, como el célebre proyecto Sherlock's Home: The Empty House, o el volumen que analizaremos a continuación, The case of the crystal blue bottle. Y quiero dejar claro, antes de nada, que este cómic se realizó y publicó sin ningún ánimo de lucro, simplemente un grupo de aficionados al personaje trató de apoyar la causa a través de un cómic realizado sin mayores pretensiones, y eso es precisamente lo que encontraremos.


El volumen está firmado por Luke Benjamen Kuhns, que actúa como guionista (también es autor de uno de los relatos de la citada Sherlock's Home: The Empty House), y el dibujo corresponde a Sarah Ruprecht y Dan Albers. A ello se le une la portada de Wayne Miller (probablemente, lo mejor en cuanto al aspecto gráfico), y finalmente una galería de pin-ups realizada por toda una serie de aficionados, y que acompaña al relato principal. Como es lógico, este heterogéneo grupo de personas implicadas en un proyecto da lugar a un volumen que acaba resultando demasiado disperso.


Pero vayamos al relato principal. La historia nos explica el asesinato de la joven Deseray Underwood, que fallece una semana antes de su boda, víctima de un envenenamiento con cianuro introducido en un frasco de perfume, de cristal azul para más señas. Lestrade, llevado por los primeros indicios, detiene al prometido de la joven, aunque la investigación de Holmes pronto dará la vuelta a la situación, desvelando un oscuro secreto familiar que ha provocado el fatal desenlace.


El relato, sin ser demasiado original, cumple con su objetivo, aunque la intriga se esfuma por una resolución demasiado fácil. En cuanto al aspecto gráfico, por desgracia la participación de dos dibujantes distintos supone un cambio demasiado drástico que descoloca al lector: primero tenemos un dibujo de línea simple, sin fondos y con una inexpresividad facial exasperante, y a continuación pasamos a un estilo más detallista, casi clásico, aunque demasiado estático. Basta fijarse en viñetas como el disparo de un revólver o la escena de un apuñalamiento para comprobar que a la historia le falta vida.


En cuanto a la galería de pin-ups, puede encontrarse un puñado de ilustraciones de calidad, aunque en su mayoría no pasan de contribuciones de artista amateur con más voluntad que estilo. Con todo, tratándose de una obra como la que nos ocupa, con un objetivo altruista y un más que evidente amor por el personaje y su autor (algo que resulta evidente desde la primera página), podemos concluir que este Sherlock Holmes and the case of the crystal blue bottle cumple a la perfección con su objetivo: apoyar la causa de Underwood, y servir de vehículo para que un grupo de holmesianos ponga su talento en común por un mismo objetivo.



TÍTULO: Sherlock Holmes & the case of the crystal blue bottle

EDICIÓN: 2012

EDITORIAL: Mxpublishing

GUIÓN: Luke Benjamen Kuhns

DIBUJO: Sarah Ruprecht y Dan Albers, a partir de diseños de Rebecca Lois Burns y Marcie Klinger

EDICIÓN ESPAÑOLA: No hay

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada