lunes, 18 de junio de 2012

Sherlock Holmes en "Phineas y Ferb"

Dentro de la animación actual, prácticamente copada por cierta esponja de color amarillo, una de las pocas series capaz de plantar cara al cocinero del Crustáceo Crujiente es probablemente Phineas y Ferb, título que oculta las peculiares andanzas de un par de hermanastros a cual más desastroso, y que viven todo tipo de aventuras e invenciones disparatadas mientras tratan de escapar al mal humor y las ganas de pillarlos con las manos en la masa de su hermana Stacy. Pero siendo el blog que es, y dedicado a lo que está dedicado, nos centraremos en uno de los capítulos de la serie, concretamente el titulado "Elementary, my dear Stacy", en el que no aparece el personaje de Holmes, pero sí se convierte en el espejo donde Candace, más convencida que nunca de que alcanzará su objetivo, decide mirarse.


En este episodio, el undécimo de la segunda temporada de la serie, Phineas y Ferb viajan junto a sus padres, su insoportable hermana mayor Candace y la mejor amiga de esta, Stacy, a Londres para visitar a los abuelos. El caso es que los ancianos viven en pleno campo y, ante el aburrimiento de las dos jóvenes, no se les ocurre otra cosa que prestarles las obras completas de Sherlock Holmes para que se las lean. A pesar de las reticencias iniciales, Candace y Stacy acaban pasándose la noche en blanco, incapaces de dejar de leer las andanzas del detective de Baker Street. Sin embargo, a la mañana siguiente toca visita a la ciudad, momento en el que la familia se separa para ver cada uno lo que le interesa...


...y es en ese momento cuando Candace, inspirada por lo que ha estado leyendo durante las últimas horas, decide que va a aplicar las técnicas de Holmes para pillar a sus hermanos realizando alguna trastada y chivarse a su madre (motivo que, junto a las aventuras del ornitorrinco Agente P., supone la trama principal de la serie). Dicho y hecho, ella y Stacy se convierten en Holmes y Watson, y se sucede entonces toda una serie de persecuciones a lo largo y ancho de Londres, que acaba con el descubrimiento del plan de los traviesos Phineas y Ferb: la creación de un tobogán acuático gigante.

Como no podía ser de otra forma, Candace no logra su objetivo (en parte, obstaculizada por el Agente P., que vive su particular visita a Londres en compañía de un remedo de James Bond), a pesar de contar con la inspiración holmesiana. El episodio, al margen de la trama detectivesca y el homenaje al detective, cuenta con bastantes guiños a la cultura londinense, como puede ser la presencia del Eye of London, el omnipresente Big Ben, y sobre todo un atisbo del cockney, esa peculiar forma de hablar a través de metáforas que tanto sorprende a los ajenos a la ciudad.
En resumen, nos hallamos ante un adecuado y muy digno homenaje al detective de Baker Street, esta vez en el universo de la animación, que muestra la universalidad del personaje, su vestimenta y, en definitiva, su valor como icono incluso en una serie infantil.

El episodio, por cierto, puede verse completo y en castellano vía Youtube en este link.

No hay comentarios:

Publicar un comentario